Inicio > Uncategorized > La autoridad moral

La autoridad moral

¿Con qué autoridad moral le reclamo, si yo hice lo mismo?“, me decía una amiga cuando platicábamos del tormentoso pasado de cierta ex-pareja de conocidos (¡saludos, aludidos!). Me agrada este tabú de la autoridad moral. Ya saben, que te da pena opinar o reclamar cierta actitud porque tú hiciste lo mismo, y pos cómo. Por alguna extraña razón, tendemos a confiar más en los casos de éxito que en los de fracaso. Y es que suena lógico: mejor le hacemos caso al que le fue bien que al que la cagó completamente. Sin embargo, como bien diría Thomas Kuhn con su principio de simetría, tanto las cosas que salen bien como las que salen mal merecen ser explicadas. En esta situación, cometemos el sesgo al creer que se debe aprender del éxito, y no del fracaso.

Si me lo preguntan, yo prefiero prestarle atención al que falló. Prefiero que el celoso me hable de celos, que aquel al que jamás le cruzó otra fémina por la mente. Prefiero que el dependiente me hable de dependencia, que aquel que podía hacer su vida sin estar pegado como lapa a su pareja. Y lo mismo del otro lado. ¡Quién mejor para aconsejarte de baches que quien ha caido en varios (y en algunos, en múltiples ocasiones)! Desoigamos la voz de la experiencia positiva, del caso de éxito, del tú puedes campeón. El error es aprendizaje.

Así que, señores, comprendan bien esto: la autoridad moral poco tiene que ver con llevar una vida intachable o con ser la cereza del pastel. Para nada. Permitámonos exponer nuestros defectos a los amigos, hablarles de nuestros fracasos, de nuestras fallas y tropezones. Permitámonos gritarle a esa parejita que ya cortó pero se sigue agarrando ocasionalmente que nosotros ya andamos ese camino y que miren nomás cómo nos fue. ¿Con qué autoridad moral va uno a criticar al prójimo? Pues con la misma que cualquier otro, porque el mundo sería de los mudos si sólo hablaran los exitosos.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Dario
    21 enero 2010 en 17:15

    Buena entrada, totalmente de acuerdo.

  2. Abril Reynoso
    21 enero 2010 en 18:58

    La moral, en sentido simple, son CREENCIAS sobre lo que está bien; en otras palabras, lo ideal. Por otro lado, la autoridad moral se deriva de las ACCIONES o la práctica. Coincido contigo en que la autoridad moral necesariamente incluye fallas.

  3. Zabdy
    11 marzo 2010 en 13:01

    Que razon tienes!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: